Todos los años se celebran competiciones internacionales de multitud de disciplinas deportivas en todo el mundo, y cada cuatro años tienen lugar competiciones olímpicas en un lugar diferente del planeta. Estos eventos deportivos, que generan miles de millones anualmente, se fundamentan en relaciones consensuales entre asociaciones privadas de ámbito global y deportistas profesionales que han dado como fruto un conjunto de principios jurídicos universalmente aceptados, conocidos como lex sportiva, que se han consolidado en una suerte de ordenamiento jurídico-deportivo global que, gracias a un sistema de resolución de conflictos unitario, también se ha dotado de un Derecho procesal uniforme.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausana (Suiza) es la corte arbitral encargada de resolver los litigios relativos a la explotación de todo tipo de derechos relacionados con el mundo del deporte, de las sanciones que las federaciones internacionales o la Agencia Mundial Antidopaje impone a los deportistas o de los conflictos surgidos durante la celebración de unos Juegos Olímpicos, porque la problemática conflictual del deporte profesional no se compadece bien con las jurisdicciones estatales.